Akita Americano

El Akita Americano o el Gran Perro Japonés es una raza canina cariñosa y amigable, siendo uno de los compañeros para los niños y familias. Además de ser un perro doméstico, en países como Estados Unidos cumple una labor policial considerada como un perro de compañía, debido a su fuerte carácter, destreza y agilidad.

Un Akita Americano es una raza de perro ágil, solidario y muy obediente que siempre querrá estar en contacto con los niños. Si estás pensando en convivir con algún cachorro de Akita Americano, te invitamos a conocer las características, personalidad, cuidados y qué alimentación debes brindarle desde los primeros meses de vida.

Akita Americano

Origen del Akita Americano

Los orígenes de los Akita Americano provienen de las montañas de la isla Honshu, conocidos antiguamente como los Akita Matagis. Para 1603, recibían adoctrinamiento para la caza de osos, ciervos o peleas de perros.

Características del Akita Americano

Los Akita Americano son populares debido a sus cuerpos físicos sólidos y con una estructura pesada. Aunque ha sido  cruzada con razas como Pastor Alemán o Tosa Inu, la raza más parecida es la Shiba Inu. De ojos claros, cabeza grande y pequeñas orejas, presentan características que los identifican como uno de los perros con mayor versatilidad en colores

Tamaño

Los machos Akita Americano cuentan con una altura que oscila desde los 66 hasta 70 centímetros, según la variedad genética desde cachorros. Las hembras, pueden llegar a tener una altura de 61 hasta los 66 cm.

Peso

Aunque la raza de estos perros es grande y pesada, los machos pueden llegar a los 60 kilogramos. Las hembras por lo general son más bajas, con 10 centímetros menos, con un peso promedio de 32 a 35 kg.

Pelaje

Con una composición doble capa garantizan la máxima protección contra el frío. El pelaje es rígido y bastante liso en las zonas externas. Mientras que en su interior, los Akita Americano tienen una capa más suave. Con respecto al color, esta raza de perros es común conseguirlas en rojo, sésamo, marrón, beige y blanco.

Personalidad del Akita Americano

Gran Perro JaponésAunque poseen un carácter fuerte, es una de las razas caninas más cariñosas, amigables y protectoras. Desde cachorros, son perros juguetones y divertidos, siendo los aliados de niños, niñas y la familia en cada juego o actividades de paseo y deportivas.

Tienen un instituto de desconfianza y vigilancia, por lo que son los favoritos para los operativos policiales en Estados Unidos. Es un perro obediente y fácil de adiestrar, donde también son los compañeros guía para aquellas personas ciegas o con dificultades visuales.

Cuidados del Akita Americano

Entre los cuidados eficaces contra el frío es un cepillado semanal para evitar los baños constantes. Para cuidar y mantener el estado del pelaje, es recomendable bañarlos con un champú específico para esta raza de perros, evitando alergias o reacciones adversas.

La higiene bucal es fundamental por ello, el cepillado con una pasta dentífrica combatirá los daños del sarro en encías y dientes. Recuerda seguir con los programas de vacunación y acudir periódicamente al médico veterinario para un control frecuente.

Alimentación

Un Akita Americano demanda una alimentación sana, equilibrada y balanceada para su correcto desempeño diario. Para cubrir todas las necesidades alimentarias lo más recomendable es darle piensos de primera calidad, bajos en calorías para su rápido crecimiento.

Enfermedades más comunes

Aunque tiene una estructura sólida y robusta, es una raza canina que también puede adquirir enfermedades. La displacía de cadera suele ser una de las patologías genéticas que comúnmente padecen al crecer. Como recomendaciones para evitar un mayor daño, se recomiendan ejercicios ligeros durante su desarrollo.

Otras de las patologías o enfermedades frecuentes en esta raza canina son la torsión de estómago y los eccemas. Es común que los Akita Americano las desarrollen, por lo que  el médico veterinario debe estar al tanto para tratarlas rápidamente.

Subir