Akita Inu

El Akita Inu es una raza canina originaria de Japón, de hecho, esta es considerada un emblema nacional ya que es uno de los pocos linajes formados plenamente en territorio japonés.

Los perros de esta especie se caracterizan por su apariencia robusta y un pelaje muy denso que contrarrestan el tamaño agresivo. Más allá de eso, hemos de ahondar en su origen para conocer un poco sobre la razón de su aspecto y temperamento.

Akita japonés

Origen

El origen del Akita Inu es un misterio. Por poco, se tiene certeza de su evolución en la prefectura de Akita hace más de 3000 años y que nació a partir del apareamiento con razas de otros perros de origen europeo.

La raza se adaptó a las necesidades del pueblo, el cual requería de protección y de un animal que pudiese realizar varias tareas forzosas. Este fue cruzado con el Tosa Inu y el Mastín Inglés para desarrollar una contextura más prominente y fuerte. Adicionalmente, los samuráis también necesitaban de un can que pudiese enfrentarse a peleas para así, llevarlo a los combates.

A partir de 1908, el Akita Inu se dejó de emplear para peleas y tareas de origen forzoso. El cariño y empatía por esta raza fue tal que, en la década de los 30, se nombró Monumento Nacional.

Características del Akita Inu

Tamaño

Es un can de tamaño grande y contextura gruesa. Puede exceder el metro de altura (71 cm), mientras que los perros más pequeños alcanzan los 64 cm.

Peso

El macho alcanza un peso de 34 a 53 kg, mientras que las hembras pesan de 30 a 49 kg.

Pelaje

El pelaje es corto pero muy grueso, lo que le da esa apariencia de “peluche”. No obstante, este pelaje es doble: la capa externa es áspera, mientras que la capa interna es muy suave. Las tonalidades pueden variar de tonalidades rojizas y atigradas, hasta un pelaje unicolor blanco.

Personalidad del Akita InuAkita Inu

Naturalmente, el Akita Inu es muy reservado, silencioso y que solo se altera cuando observa situaciones de peligro. De hecho, es muy inusual escuchar un ladrido de su parte, por lo que hay que estar atento cuando lo emite. No suele socializar con otras razas, así que se recomienda su crianza al lado de otros perros para que pueda desarrollar este instinto.

En cuanto a su relación con la familia o dueño, es sumamente leal, protector y cariñoso, pero su crianza debe ejercerse con mucha seriedad, ya que no es tan dócil ni controlable como otras razas. El Akita Inu requiere de un dueño con carácter para así seguir órdenes.

Cuidados del Akita Inu

Debido al grosor y aspereza del pelaje, este debe ser peinado todos los días para retirar el pelo seco. Los baños pueden limitarse a solo una vez cada mes, claro que dependerá si el animal se ensucia con frecuencia.

El Akita Inu requiere de mucha actividad física y socialización con otras razas. Puede vivir en apartamentos, pero hay que sacarlo a caminar cada día.

Alimentación

Una buena alimentación le permitirá vivir plenamente, incluso, a superar los 11 años de vida. El Akita Inu debe consumir un pienso seco abundante y con alimentos de calidad y que sean bajos en grasa para asegurar un rápido crecimiento.

Enfermedades más comunes

Naturalmente, el Akita Inu es un perro muy saludable que rara vez es susceptible a enfermedades graves. Si en su línea ascendente no ha habido casos de enfermedades degenerativas, es poco probable que este la presente.

Entre estas afecciones de origen genético, puede padecer infecciones en el sistema inmunológico, displasia de cadera, disfunción tiroidea, enfermedades gástricas y patologías en las rodillas. Una de las maneras de prevenir estas enfermedades es brindarle una alimentación adecuada y actividad física.

Subir