Pastor Blanco Suizo

Oriundo del linaje de los pastores, el Pastor Blanco Suizo ha recibido enésimas denominaciones a lo largo de los años, ya que su origen es enigmático. Desde pastor americano hasta pastor canadiense, el Blanco Suizo recibió esta denominación luego de su estadía permanente en los Alpes.

Esta raza se caracteriza por su amigable comportamiento y sociabilidad, además de su pelaje unicolor que anteriormente, se consideraba una condición de albinismo, pero en realidad es producto del cruce genético.

pastor Blanco Suizo

Origen del Pastor Blanco Suizo

El Pastor Blanco Suizo es una raza que surge del pastor alemán, de hecho, esta recorría los campos alemanes sirviendo como perros de pastoreo. No obstante, durante la Segunda Guerra Mundial fue vetado del territorio, ya que se consideraba una raza inferior por su pelaje blanco –perro albino–.

No fue hasta 1960 que el animal llegó a Suiza para radicarse en esta zona. Los suizos lo consideraron un perro independiente del pastor alemán y que su pelaje no se refería a una condición médica, sino a una característica particular que no le restaba salud ni inteligencia.

Características del Pastor Blanco Suizo

Tamaño

Esta raza grande alcanza el metro de altura. Los machos pueden medir entre los 60 y 66 cm, mientras que las hembras se mantienen entre los 55 y 61 cm.

Peso

El peso varía de acuerdo con su altura. Este puede mantenerse entre los 25 y 45 kilos.

Pelaje

El Pastor Blanco Suizo siempre ha captado las miradas por su peculiar pelaje blanco, el cual puede estar acompañado de algunas manchas color carbón claro, en la punta de las orejas, en la espalda y la cola. El pelo es muy liso, largo y suave por fuera, mientras que la capa interior es lanosa y más áspera para mantener la temperatura corporal.

Además, el pelaje es un tanto grasoso para así evitar que la suciedad se acumule en el cuerpo.

Personalidad del Pastor Blanco Suizo

Blanco Suizo

Es uno de los perros grandes más amigables y confiados, son muy leales y cariñosos con sus dueños e incluso. No le gusta sentirse apartado o excluido. El Pastor Blanco Suizo adora jugar, correr y realizar cualquier actividad física. Es reconocido por su gran inteligencia para las pruebas de agilidad, característica que le ha permitido destacarse como perro de trabajo.

Es muy fácil de educar, ya que es bastante dócil y debido a su inteligencia, podrá aprender toda clase de trucos y actividades en poco tiempo. Claro que, quien esté a cargo de su educación debe tratarlo con dulzura y hacerlo sentir en confianza.

Cuidados del Pastor Blanco Suizo

El pelaje del Blanco Suizo requiere de un cuidado constante, con un cepillado suave unas 2 veces por semana para evitar que el pelo se enrede y forme nudos. En cuanto al baño, bastará con hacerlo cada 6 u 8 semanas, ya que el pelaje produce una capa grasa que lo protege de la suciedad externa.

También es fundamental llevarlo al veterinario cada mes y llevar su tarjeta de vacunación.

Alimentación

El Pastor Blanco Suizo debe tener una dieta equilibrada en alimentos con altos valores de proteína y vitaminas, como la carne de res, cereales (arroz blanco), carbohidratos (pasta) y verduras crudas o cocidas. Es fundamental que la comida la reciba en horas iguales cada día y suministrar el plato de una cantidad generosa.

Enfermedades más comunes

A diferencia de otras razas, el Blanco Suizo es un can muy fuerte, resistente y saludable, por lo que no es susceptible a debilitarse por enfermedades leves. No obstante, no hay que eludir el hecho de que malos hábitos y la desatención, así como los antecedentes familiares, podrían afectarle gravemente.

Entre las enfermedades más comunes se encuentran la displasia de cadera, afecciones cardíacas, epilepsia y patologías dermatológicas, como alergias o dermatitis. Adicionalmente, si no tiene un buen cuadro alimenticio, podría padecer de torsión gástrica.

¿Te gustan las razas pastorales? Te recomendamos conocer a Los Pastores de Beauce.

Subir